Diversidad, pensamiento crítico y aprendizajes propiciados en una institución que pone en el centro de la escena a los propios estudiantes

 

 

 

 

Uno de los requerimientos del Diseño Curricular de la Provincia de Córdoba sostiene que los estudiantes del nivel secundario deben ser capaces de construir pensamiento crítico:
un pensamiento capaz de revisarse, analizarse y elaborarse mediante herramientas teóricas que le permitan el abordaje de la realidad circundante, transformándola, convirtiendo a los estudiantes en sujetos activos.
En este sentido, desde las instituciones con Orientación en Ciencias Sociales y Humanidades, esa construcción se potencia desde un trabajo aúlico multidisciplinario en el que los estudiantes puedan dar cuenta de las maneras en que la realidad puede ser narrada, evidenciando diversas experiencias de vida y apropiaciones respecto a la lengua materna.
El abordaje de las problemáticas sociales en la escuela permite indagar y potenciar otras maneras de vincular los aprendizajes, al tiempo que se constituye en una motivación hacia el estudio. De esta forma, se vuelve preciso establecer un diálogo con los estudiantes que promueva un intercambio basado en la honestidad, la escucha, la valoración de la palabra del otro y el cumplimiento de los turnos de palabra; reconociendo el contexto comunicativo en el que dicho intercambio se produce.
El trabajo colaborativo, tanto entre pares como con los adultos, será fundamental para la construcción de saberes, tanto por su utilidad frente a la manera de abordar la problemática como en la creación de un clima de compañerismo, solidaridad y respeto de las diferencias, abrazando la diversidad de enfoques y posturas como una condición esencial para comprender la vida en democracia.
Se propone un enfoque transversal que ofrezca una visión de la realidad que trascienda las particularidades y permita descubrir una mirada que nos incluya a todos y todas. De allí que, partiendo de los intereses de los mismos estudiantes, se propuso analizar, debatir y construir saberes a partir de diversos temas que hoy están en el foco de la opinión pública desde una perspectiva de género.

¿Qué significa plantear desde la perspectiva de género los temas de violencia, feminismo, aborto, estereotipos, entre otros? 

 

 

 

 

 

En principio, se parte de reconocer que el concepto de género es una construcción cultural que va más allá de las identidades sexuales por las que, a lo largo del tiempo, se han ido consignado dispositivos de comportamientos y prácticas del lenguaje asociados a la idea de hombre y mujer.
El género, a lo largo del tiempo, implicó formas de entender el “ser hombre” y “ser mujer” desde ciertos estereotipos que se construyeron a partir de lo fisiológico y biológico; lo que conllevaba ciertas maneras de entender la masculinidad y la femeneidad: el hombre como sexo fuerte, proveedor y dueño del ámbito de lo público; mientras que la mujer era la representación de la madre, quien se desenvuelve en el plano de lo íntimo y familiar.
Si bien se reconocen avances en cuanto a la comprensión del concepto de género, aún hoy perduran, en diferentes ámbitos, vestigios de una sociedad basada en el patriarcado, donde la figura del hombre como padre ocupa el lugar de poder dentro de las relaciones sociales, tanto familiares como públicas.
Entonces, la escuela se concibe como el ámbito ideal para repensar y resignificar esas relaciones desiguales entre hombres y mujeres, garantizando un espacio de reflexión para abordar las problemáticas sociales que se están desarrollando en nuestra sociedad y que cuestionan ese orden de cosas ya dado.
Es necesario profundizar y ampliar la mirada a fin de dar cabida a todas las expresiones que el género puede albergar, recuperando, de esta manera, otro plano de la diversidad.
El desafío de este proyecto es propiciar un espacio de aprendizaje junto al otro, en un entorno en el que se promueva la vinculación entre diferentes áreas del conocimiento para dar cuenta y reflexionar sobre las problemáticas que se nos presentan en el día a día, construyendo nuevas posibilidades de abordaje, indagando en las posibilidades de las teorías para construir miradas que vayan más allá del sentido común y respetando todas las vivencias respecto a la manera de entender el propio género.