Una convivencia extraescolar para crear condiciones de encuentro entre los jóvenes (Va dentro de la caja) que les permita reconocerse desde sus diferencias pero también otorgándoles la posibilidad de vincularse desde sus similitudes y sus acuerdos. Es una construcción colectiva y cotidiana de la cual somos responsables todos los actores de la comunidad educativa. En este sentido creemos que es necesario propiciar momentos de encuentro entre los estudiantes con el fin de promover espacios donde puedan vincularse desde otro lugar. Desde el Ministerio de Educación de la provincia de Córdoba se impulsa la necesidad de favorecer el reconocimiento de la diversidad como un pivote central a partir del cual se incluyen las diferencias como motor del respeto y de una convivencia pacífica y democrática. Se mencionan como propósitos:

  • Elaborar estrategias escolares preventivas, que promuevan la convivencia y la salud integral de todos los miembros de la escuela.
  • Promover el respeto por la alteridad, tanto en relación al semejante como al diferente en un contexto de respeto mutuo.

Las relaciones sociales no están exentas de conflictos, pero sí es necesario poder encontrar formas de relacionarse desde el respeto y desde la valoración de la otredad.
En este sentido, y teniendo en cuenta las dificultades de comunicación y de interacción que han presentado los dos 6tos años (A Y B), consideramos oportuno realizar una jornada de convivencia, ya que creemos que brindarles la oportunidad de compartir experiencias fuera del ámbito escolar motiva a los alumnos y contribuye al aprendizaje significativo, como así también vivenciar actividades en conjunto generan vínculos duraderos. También es muy enriquecedora la posibilidad de integrar docentes de distintas disciplinas, no sólo para ser guías de nuestros alumnos, sino también para generar nuevos espacios de intercambio y de trabajo en equipo.
Asimismo proponemos trabajar a partir de juegos cooperativos ya que participar en ellos permite ensayar comportamientos deseables en la construcción de la comunidad y reflexionar acerca de los valores implícitos en la sociedad. Los juegos colaborativos promueven la participación y actitudes de empatía, coordinación, comunicación y solidaridad. Los participantes cooperan para lograr llegar a la meta, y se fomenta el compañerismo y el propio desarrollo personal a partir de las relaciones con los demás.
(FOTO DEBAJO)

Objetivos:

  • Fortalecer los lazos de amistad, compañerismo y socialización entre los alumnos de los sextos años.
  • Generar nuevos espacios de encuentro y comunicación para compartir vivencias, proyectos y experiencias en común.
  • Crear condiciones favorables para estimular la identidad colectiva como estudiantes de la misma institución.